Mudras Sanación 2 - SALUD HOLISTICA

Vaya al Contenido

Menu Principal:

Mudras
Mudras de Sanación 2



Surabhi-Mudra
(Mudra de la vaca)

El meñique de la mano izquierda se apoya en el dedo anular de la derecha, y el meñique de la mano derecha en el anular de la izquierda. Al mismo tiempo, los dedos medios de cada mano se apoyan en el índice de la otra. Los pulgares permanecen extendidos. Practicar 3 veces al día durante 15 minutos.
El Surabhi-Mudra es muy efectivo para aliviar el reuma y la artrosis. Dado que estas enfermedades suelen ser crónicas o al
menos están latentes en la persona mucho antes de que puedan percibirse sus manifestaciones o dolores, este mudra hay que practicarlo también durante bastante tiempo.



Vayu-Mudra

(Mudra del viento)

Con las dos manos: doble el índice de manera que la punta del dedo toque el tenar del pulgar y presiónela suavemente con el pulgar, mientras los otros dedos se mantienen relajados y extendidos.
En el caso de molestias crónicas, 3 veces al día durante 15 minutos; de no ser así, hasta que se produzca el efecto deseado.
Esta posición impide el «viento», es decir, las flatulencia s y la sensación de saciedad en todo el cuerpo.
La medicina ayurvédica presupone que en el organismo hay 51 tipos de viento que pueden causar un gran número de trastornos, entre otros, gota, ciática, ventosidades, reuma y temblores en las manos, el cuello y la cabeza. Por eso, si utiliza el Vayu-Mudra dentro de las 24 horas que siguen a la manifestación de un trastorno o una enfermedad causada por el viento, obtendrá una rápida curación. En el caso de trastornos crónicos, practique también el Pran-Mudra número 6. Cuando la enfermedad desaparece, deje de practicar el Vayu-Mudra.


Prithivi-Mudra
(Mudra de la tierra)

Con las dos manos: unir con una ligera presión la punta del pulgar y el anular, mientras los demás dedos permanecen extendidos.
Según lo necesite o 3 veces al día durante 15 minutos.
El Prithivi-Mudra puede remediar un déficit de energía en el chakra base. Que uno se sienta fuerte y vital, física o psíquicamente, depende mucho de esta energía. Esta posición de los dedos fortalece también el sentido del olfato y es buéna para las uñas, la piel, el pelo y los huesos. Si se siente inseguro al andar, el Prithivi-Mudra le devolverá el equilibrio y la confianza. Este mudra activa el chakra base donde habita nuestra fuerza primigenia.


Varuna-Mudra
(Varuna es el dios del agua)

Doble el meñique de la mano derecha hasta que la punta toque el tenar del pulgar y ejerza una ligera presión sobre el dedo con el pulgar izquierdo. La mano izquierda debe sujetar la derecha con suavidad, desde abajo.
Según lo necesite o 3 veces al día durante 15 minutos.
Como dice Dev Keshav: El Varuna-Mudra debería practicarse siempre que se acumula un exceso de mucosidad en el estómago o en los pulmones. Las mucosidades pueden acumularse en los senos frontales, en los pulmones y en todo el tracto digestivo, desde el estómago hasta el intestino grueso. La mayoría de las reacciones alérgicas son, en definitiva, mucosidades originadas por determinadas sustancias irritantes.


Bhudi-Mudra
(Mudra del líquido)

Con las dos manos: unir las puntas del meñique y el pulgar, mientras los demás dedos permanecen relajados y extendidos.
Según lo necesite o 3 veces al día durante 15 minutos. Los líquidos del organismo suponen más de la mitad del peso del cuerpo; en este sentido, el Bhudi-Mudra ayuda a recuperar el equilibrio de los líquidos o a mantenerlo. Emplearlo en el caso de sequedad en la boca, ojos secos o escocidos, o trastornos en la zona de los riñones o la vejiga. Mejora el sentido del gusto.



Mudra de la espalda

Mano derecha: unir el pulgar, el dedo medio y el meñique, mientras el índice y el anular permanecen extendidos.
Mano izquierda: la falange del pulgar sobre la uña del índice.
Practicar 4 veces al día durante 4 minutos, o si se tienen molestias agudas, hasta que produzca el efecto deseado.
Este mudra actúa sobre todo cuando alguien que está delicado de la espalda se ha forzado a realizar, por ejemplo, trabajos en el jardín o en la limpieza de la casa. Es igualmente indicado para los que sufren de tensiones dolorosas tras un esfuerzo o por haber estado demasiado tiempo sentado en una postura incorrecta. Los dolores de espalda pueden tener las más diversas causas. Desviaciones y desgastes los muestran casi todas las personas, pero no tienen por qué causar dolor. Los dolores también puede producirIos algún órgano enfermo cuyas vías nerviosas pasen por la columna vertebral. Los esfuerzos mentales continuos, los miedos, las comidas pesadas, la falta de sueño o el escaso ejercicio, también son posibles causas de dolor de espalda.




Kundalini-Mudra

Cierre ambos puños, sin apretarlos. Ahora extienda el índice izquierdo y métalo por debajo en el puño derecho. Coloque la yema del pulgar derecho sobre la punta del índice izquierdo. Mantenga este mudra tan bajo como le sea posible ante el abdomen.
Según lo necesite, hasta que se produzca el efecto deseado o durante un tiempo prolongado 15 minutos 3 veces al día.
La forma del Kundalini-Mudra es clara: se trata de la fuerza sexual que debe despertarse y activarse. De la unión de lo masculino y lo femenino, de los polos opuestos. Pero ante todo, de la unión del alma individual con lo cósmico. Los cuatro dedos de la mano derecha que rodean el dedo índice simbolizan el mundo exterior y perceptible, el índice izquierdo simboliza nuestra mente y nuestra alma, y el pulgar lo divino.


Garuda-Mudra
(Garuda, el pájaro místico)

Primero coloque las manos, la derecha sobre la izquierda, engarzadas por los pulgares, en el vientre. Permanezca así unos 10 movimientos respiratorios. Después sitúelas sobre el estómago, y permanezca ahí de nuevo ... Para terminar coloque la mano izquierda sobre el esternón, haga girar las manos en dirección a los hombros y abra los dedos.
Según lo necesite o 3 veces al día durante 4 minutos.
Garuda, el rey de los pájaros, de los aires, enemigo de las serpientes y montura de Vishnu es un animal lleno de fuerza y poder. Los pájaros en general tienen una vista muy aguda, un magnífico sentido de la orientación y un enorme instinto de supervivencia. Y los más grandes, gracias a su enorme envergadura y fuerza en las alas, pueden dejarse llevar por el aire.
Igual de poderoso es el Garuda-Mudra y, por lo tanto, debe emplearse sabiamente dosificado. Este mudra activa la irrigación y la circulación sanguínea, revitaliza los órganos y equilibra las energías de las dos mitades del cuerpo. Ya sea en la zona de la pelvis o en la del pecho, vitaliza y estimula. Relaja y suaviza los dolores y trastornos de la menstruación, las molestias en el estómago y las dificultades respiratorias. Si padece hipertensión vaya con cuidado. Es de gran ayuda también en estados de agotamiento y fluctuaciones del estado de ánimo.


Suchi-Mudra
(La aguja)

Primero cierre los puños y colóquelos ante el pecho (posición
de partida). A continuación, al inspirar, extienda el brazo derecho hacia la derecha levantando el índice. Al mismo tiempo, extienda el brazo izquierdo hacia la izquierda. Mantenga esta postura durante 6 movimientos respiratorios y vuelva a la posición de partida. Haga lo mismo hacia el otro lado. Repetir 6 veces en cada lado.
En el caso de estrehlmlento crónico grave, practicar 4 veces al día; si es ligero, de 6 a 12 veces por la mañana y al mediodía. Cuando esté de viaje o tenga un episodio agudo, practíquelo cada mañana de 5 a 10 minutos, antes de levantarse y cómodamente echado en la cama, y después realice durante unos minutos el Mushti-Mudra. El Suchi-Mudra suele actuar a la primera. Si lo hace a las 7 de la mañana, antes de las 9 ya podrá ir al lavabo sin problemas.


Mushti-Mudra
(Puño)

Con las dos manos: doblar los . dedos hacia dentro y colocar el pulgar sobre el anular. Según lo necesite o 3 veces al día
durante 15 minutos.
El Mushti-Mudra activa la energía del hígado y del estómago, estimula la digestión y es de ayuda contra el estreñimiento.
Cuando le enseñamos el puño a alguien, el otro entiende este gesto y reacciona con espanto, huyendo o atacando. Sin embargo, no es esta la manera de solucionar los problemas. Por eso, y por desgracia, las agresiones están desprestigiadas y muchas personas las reprimen hasta tal punto que ya no las perciben. Seguro que no es bueno dar rienda suelta de forma espontánea a cualquier sentimiento agresivo, pero tampoco reprimido. Podemos reducir mucho su intensidad conociendo su causa. Existe «la ira ciega» y «la ira santa», entre ambas hay un mundo. La causa de muchos trastornos físicos como, por ejemplo, la debilidad del hígado, los trastornos cardíacos, etc., son agresiones reprimidas o incontroladas. La mayoría de las agresiones tienen en común el «no saber decir no», no saber poner límites, dejarse acorralar, etc. El mal básico es el miedo.



Matangi-Mudra

(Matangi; divinidad de la armonía interna y del dominio real)

Cruce las manos ante el plexo solar (zona del estómago), levante ambos dedos medios y apóyelos el uno en el otro. Dirija la atención sobre la respiración en el plexo solar o zona del estómago.
Según lo necesite o 3 veces al día durante 4 minutos.
Este mudra fortalece el impulso respiratorio en el plexo solar y equilibra las energías en esta zona. Estimula el Elemento Madera, al que se atribuye un comienzo nuevo, y el Elemento Tierra, que da profundidad a la vida. Del Matangi-Mudra se benefician el corazón, el estómago, el hígado, el duodeno, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas y los riñones. Practicándolo, el corazón alterado se tranquiliza de forma notable y desaparecen las tensiones internas (p. ej. espasmos o sensación de saciedad) relacionadas con la digestión. Según Kim da Silva, este mudra también relaja los dolores difusos y las tensiones maxilares.


Mahasirs-Mudra
(Gran mudra de la cabeza)

Con las dos manos: unir el pulgar, el índice y el dedo medio, colocar el anular en el pliegue del pulgar y mantener extendido el meñique. Según lo necesite o 3 veces al día durante 6 minutos.
Los dolores de cabeza pueden tener las causas más diversas y es difícil conseguir que desaparezcan de inmediato y para siempre con un solo mudra. A menudo los originan cambios de tiempo o bien tensiones en los ojos, la nuca, la espalda o la pelvis; también problemas con los senos nasales o la digestión. Todo esto puede conducir a un exceso de energía gastada en la zona de la cabeza y producir tensiones que causan los dolores. Para relajar las tensiones en la cabeza, lo más importante es no pensar en ellas en absoluto y dirigir la conciencia hacia otra parte del cuerpo (al abdomen, los pies o las manos). El Mahasirs-Mudra equilibra la energía, actúa relajando tensiones y eliminando las mucosidades de los senos frontales.


Hakini-Mudra
(Hakini; divinidad del chakra de la frente)

Apoyar unas sobre otras todas las puntas de los dedos. El Hakini-Mudra se puede practicar siempre.
Si quiere acordarse de algo o recuperar el hilo de un asunto, una las puntas de los dedos, levante los ojos, coloque la punta de la lengua cuando inspire en el paladar y déjela caer de nuevo cuando espire; realice un par de movimientos respiratorios, e inmediatamente recordará lo que desea. Este mudra también le será de utilidad si tiene que concentrarse en algo durante bastante tiempo, necesita tener buenas ideas y quiere retener lo que lee.
Por lo demás, mientras realice un trabajo mental no cruce los pies y siéntese con la mirada dirigida al oeste. Este mudra puede hacer auténticos milagros y debería tenedo siempre presente para practicado en un momento de necesidad.
Esta posición de los dedos ha sido profundamente estudiada por los científicos, y se ha comprobado que estimula el trabajo conjunto de los dos hemisferios del cerebro, el derecho y el izquierdo.
En la actualidad se recomienda también en cursos de entrenamiento de la memoria y de management. Abre el acceso al hemisferio derecho del cerebro donde se encuentra almacenada también la memoria. Su práctica mejora la respiración, profundizándola, y beneficiando así al cerebro. Para recargar de nueva energía el cerebro, practique también el Maha-Bandha o emplee esencias aromáticas: limón, romero, albahaca, hisopo.
Según Kim da Silva, el Hakini-Mudra regenera la energía de los pulmones, y desplazando los dedos de manera que el índice derecho se apoye en el pulgar izquierdo, el dedo medio derecho en el índice izquierdo, etc., se activa la energía del intestino grueso.


Tse-Mudra

(Ejercicio de los tres secretos)

Coloque ambas manos sobre los muslos. Doble el pulgar hasta tocar la raíz del meñique y cierre despacio los cuatro
dedos restantes sobre el pulgar, mientras lentamente toma aire por la nariz. Contenga la respiración y «forme 7 veces en su mente el tono "OM", percibiendo la vibración en el oído derecho».11 Exhale el aire despacio, contrayendo con- fuerza el abdomen.
Abra de nuevo las manos e imagínese que las preocupaciones, los miedos y la desdicha abandonan de nuevo su cuerpo.
Repetir este ejercicio de 7 a 49 veces, o como mínimo 7 veces, como dicen los monjes taoístas. Kim Tawn, gran conocedor de la medicina china, ha escrito al respecto: «La tradición dice que este mudra aleja la tristeza, reduce el temor, cambia la mala suerte y la desgracia, y vence la depresión. Es famoso por aumentar el magnetismo personal y las capacidades intuitivas y mentales»



Vajra-Mudra
(Gesto del rayo fulgurante)

Con las dos manos: presione con el pulgar el borde de la uña del dedo medio, colocando el anular al otro lado de la uña del dedo medio, y el dedo meñique alIado de la uña del anular. Según lo necesite o 3 veces al día durante 5 minutos.
También le será de gran ayuda masajearse la raíz de la nariz, el centro de la frente, la zona trasera de la cabeza y la nuca con el dedo medio.
La presión sanguínea demasiado baja o debilidad en el Elemento Tierra (ver anexo C), al que se asigna la energía del estómago, del bazo y del páncreas, o un corazón cansado pueden debilitar el sistema circulatorio. La falta de brío, el abatimiento y los vértigos serán las consecuencias de todo esto.
Con el Vajra-Mudra se impulsa el sistema circulatorio. Los movimientos hacia atrás y hacia los lados que se practican en el
Yoga (ver pág. 198 o 202) activan las correspondientes energías. También da nuevo brío caminar con paso firme y decidido o escuchar música alegre y estimulante (p. ej. la sonata para piano de Ludwig van Beethoven y las sinfonías 1, 2, 5 o 7; el concierto para piano en.fa mayor de George Gershwin; jazz o rack, las marchas, la música techno, etc.). Otra cosa bastante efectiva es echarse agua caliente o fría en las muñecas.


Bhramara-Mudra
La abeja

Con las dos manos: coloque el índice en el hueco del pulgar y la punta del pulgar junto a la uña del dedo medio.
El anular y el meñique permanecen extendidos.
Practicar 4 veces al día durante 7 minutos. Si dispone de más tiempo practíquelo hasta 8 veces al día durante unos 20 minutos.
El nombre de este mudra procede de una danza india y representa a la abeja. En la actualidad utilizamos productos de las abejas contra las alergias, y este mudra produce el mismo efecto. ¡Interesante!

 
Regreso al contenido | Regreso al menu principal